Luego de que expusiéramos el sinnúmero de dificultades que han provocado la embestida inflacionaria y las oscilaciones de una economía endeble, el Secretario General de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), Armando Cavalieri, logró establecer el cierre de la paritaria anual que abarca el periodo entre abril de 2021 y marzo 2022. En función recobrar el poder adquisitivo de los mercantiles y ajustar los salarios a los procesos inflacionarios actuales, Cavalieri consiguió un incremento del básico de convenio que implica un incremento anual del 54%: a tal efecto, se eleva el piso salarial de $74.733 a $90.000 (incluido presentismo).
Durante el encuentro –que contó con la fiscalización estricta del Ministerio de
Trabajo, Empleo y Seguridad Social y la presencia del titular de la cartera laboral, Claudio Moroni–, la FAECYS, la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Unión de Entidades Comerciales Argentinas (UDECA) resolvieron contemplar un aumento del 13% en dos tramos: un 3% en febrero y otro 10% para marzo. Cabe recordar que estos porcentajes se añaden al acuerdo fijado en julio pasado, mes en que quedó previsto hacer una revisión (fijada en una clausula específica) para enero de 2022.
Sin dudas este acuerdo permite socavar las serias consecuencias que acarrean la remarcación de precios, la inflación y el elevado costo de vida en este duro contexto social. En tal sentido, Cavalieri remarcó el profundo compromiso y la responsabilidad de la FAECYS con los 1,2 millones de trabajadores. Como es de público conocimiento, la FAECYS ha encarado un sinfín de gestiones para salvaguardar el empleo y contrarrestar el desfase inflacionario.
“Quiero agradecer a los directivos de las cámaras empresarias y a los empresarios por el esfuerzo y la predisposición ante un contexto difícil para todos. En este duro trance que atraviesa el país ponderó el diálogo por sobre todas las diferencias”.
En este contexto tan difícil que atraviesa el país y el mundo entero como consecuencia de pandemia, la actualización salarial y la cláusula de garantía que hemos logrado establecer se han erigido como un mecanismo eficaz para resguardar el salario de más de un millón de trabajadores/as. Las demandas de los empleados de este sector clave de la economía son la expresión de un reclamo cimentado en la necesidad, en el diálogo constructivo y el compromiso con el salario las fuentes de trabajo.
Con la intención de reanudar las negociaciones y seguir de cerca la evolución inflacionaria y las vicisitudes económicas que afecten las distintas escalas salariales, la Federación y las cámaras empresarias acordaron volver a reunirse en abril próximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.